ABOGADOS ACCIONES BANCO POPULAR

A Coruña, Pontevedra, Vigo, Valladolid, Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia

 

Son muchos los inversores que perdieron parte de sus ahorros debido a la quiebra del Banco Popular, ¿pero qué fue exactamente lo que pasó?, ¿es posible recuperar el dinero invertido? Si te encuentras en esta situación y todavía no sabes cuáles son tus opciones, sigue leyendo.

 

 

Antecedentes

El punto de partida se sitúa ya años atrás con el inicio de la crisis que supuso que, en pleno proceso de saneamiento bancario en España, el Banco Popular tuviera que realizar una primera ampliación de capital por valor de 2.500 millones de euros, lo que le permitió eludir la necesidad de acudir a ayudas públicas. De nuevo con posterioridad, ya en el año 2016, Banco Popular aprobó una nueva ampliación de capital para el fortalecimiento del banco y la mejora de sus niveles de rentabilidad y liquidez. Ello, a pesar de que en 2015 su presidente descartara la posibilidad de realizar una nueva ampliación de capital, asegurando que ofrecía un holgado nivel de solvencia.

Durante los últimos años, el Banco Popular se presentó como un banco solvente, con cuentas saneadas, que invitó a sus inversores a formar parte de sus ampliaciones de capital, a los que prometían la obtención de importantes beneficios y el cobro de dividendos. La propia entidad ofreció préstamos para la compra de sus propias acciones y llegó a afirmar que el Banco Popular era el banco más rentable del mercado español. Sin embargo, la situación real distó mucho de ser tan favorable para la entidad.

 

La caída del Banco Popular

Apenas seis meses después de la ampliación de capital de 2016 el banco emite una nota de prensa en la que informa que en realidad cerró el ejercicio con unas pérdidas de más de 3.400 millones de euros. No obstante, continuó ofreciendo un mensaje de solvencia.

En abril de 2017, el Banco Popular presenta un hecho relevante a la CNMV -Comisión Nacional del Mercado de Valores- en el que informa que estaba realizando una serie de revisiones que afectaban a la ampliación de capital del año anterior, y a las cuentas anuales en las que se basó su folleto informativo. Estas revisiones suponían un ajuste de 694 millones de euros que afectaban tanto a las cuentas anuales, como al patrimonio neto de la entidad.

Pocos meses después, en junio de 2017, 24 días después de haber desmentido la existencia de un riesgo de quiebra, el Banco Popular, en sesión del Consejo de Administración, declara su inviabilidad. Un día después, la JUR -Junta Única de Resolución- interviene y liquida el Banco Popular, que es adjudicado al Banco Santander a través de una subasta ejecutada por la FROB –Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria-. Para ello, la CNMV suspendió el valor de todas las acciones del Popular, que perdieron el 100% de su valor, ejecutándose la venta al Banco Santander por el precio simbólico de un euro. De esta manera, los accionistas perdieron la totalidad de sus acciones así como los titulares de deuda subordinada -Participaciones Preferentes, Bonos y Obligaciones-, perdiendo así la totalidad de su inversión. Esta situación afectó a más de 300.000 accionistas y a otro tanto de titulares de deuda subordinada.

 

Situación actual

En el pasado mes de septiembre quedó inscrita en el Registro Mercantil de Cantabria, la escritura de fusión por absorción del Banco Popular por el Banco Santander. Al término de un proceso de fusión, la empresa absorbida queda extinguida, produciéndose la subrogación de la empresa absorbente en la posición jurídica de la absorbida. De esta manera, el Banco Santander pasa a ser sucesor universal en los derechos y obligaciones del extinto Banco Popular, debiendo responder de las demandas de los afectados por la amortización y liquidación del Popular.

 

compra banco popular por banco santander

 

Los accionistas pueden recuperar el dinero invertido

Ya en el año 2016 el Banco Popular recibió una sanción de la CNMV –Comisión Nacional del Mercado de Valores- por incumplir los deberes de información a sus inversores en la venta de sus bonos convertibles. Se trata de una sanción calificada de muy grave, por la venta de bonos necesariamente convertibles en acciones, una práctica que se realizó de forma generalizada durante la crisis, y que supuso la pérdida del 81% del dinero de los inversores. La CNMV considera que la entidad comercializó un producto muy complejo entre clientes minoristas, sin realizar una evaluación de conveniencia e idoneidad del producto ni informar a sus clientes sobre los riesgos de suscribir este tipo de productos.

Concretamente Banco Popular había colocado a sus clientes de manera irregular deuda subordinada por valor de más de un billón y medio de euros. Los códigos ISIN que identifican estos productos son los siguientes:

XS0979444402, XS1189104356, DE0009190702, DE000A0BDW10, XS0288613119, XS0225590362, ES0213790001, ES0213790019, ES0213790027 y XS0550098569

Los clientes a los que colocaron estas participaciones preferentes, bonos y obligaciones subordinadas han perdido la totalidad de su inversión.

Resulta imposible que los problemas de solvencia que Banco Popular manifestó en 2017 se hubiesen generado en 6 meses escasos. En junio de 2018 la CNMV emitió un informe tras analizar las cuentas del Banco Popular de 2016, en el que concluía que existen “datos inexactos o no veraces, o con información engañosa, o que omite aspectos relevantes” en el informe financiero anual consolidado de 2016. Este informe de la CNMV, supone un nuevo vestigio de la existencia de irregularidades llevadas a cabo por el Popular y de la divergencia entre la realidad y la información transmitida al mercado. No hay que olvidar que fue el propio Banco el que intentó quitarle importancia a las necesarias correcciones que hubo de hacer en sus cuentas del año 2016, dando a entender, en todo momento, que los errores detectados no tenían la entidad suficiente como para realizar una reformulación de las referidas cuentas.

En octubre de 2018 la CNMV abrió un procedimiento sancionador contra el Banco Popular Español por irregularidades en sus cuentas del año 2016.

La prueba de esta falta de veracidad en la información compartida por el Banco Popular supone un vicio en el consentimiento prestado por los pequeños inversores minoristas al adquirir acciones del Banco Popular y mantener su posición de accionista de la entidad, ya que era imposible para ellos conocer la realidad de las cuentas de la entidad, al no recibir una información real. Varias son las normas imperativas que obligan a la entidad a informar de forma veraz, completa, comprensible y adecuada respecto a su situación contable y financiera.

Precisamente, en base a esta falsedad e inexactitud en las cuentas que el Banco Popular presentó en los últimos años, pueden los accionistas recuperar el dinero invertido acudiendo a un procedimiento judicial civil. En este sentido, el informe de la CNMV, será de utilidad, en cuanto es un organismo público el que cuestiona el modo de proceder de la entidad. En efecto, está en tela de juicio el hecho de que la quiebra del Popular se debiese únicamente a un problema de liquidez, sino que se considera que pudiera provenir de un claro problema de solvencia, que fue ocultado a sus inversores durante años.

 

¿Pueden los titulares de preferentes, bonos y obligaciones del Banco Popular recuperar su dinero?

Los titulares de deuda subordinada pueden recuperar su dinero. Las sentencias de subordinadas están siendo favorables a los afectados de forma generalizada. Por ello, cualquiera al que el Banco Popular le haya comercializado preferentes, bonos u obligaciones con cualquiera de los siguientes códigos ISIN debe ponerse en contacto con un abogado especializado en subordinadas del Banco Popular.

XS0979444402, XS1189104356, DE0009190702, DE000A0BDW10, XS0288613119, XS0225590362, ES0213790001, ES0213790019, ES0213790027 y XS0550098569

¿Qué accionistas pueden recuperar su dinero?

A día de hoy, los accionistas que pueden recuperar su dinero, tanto si compraron las acciones a través del Banco Popular como si las compraron a través de otra entidad, son los siguientes:

  • Los accionistas de la ampliación de 26 de mayo de 2016, o posterior, siempre que sea anterior al 10 de abril de 2017 pueden recuperar su dinero en base a la falsedad de las cuentas del Popular. La decisión de adquisición de las acciones de la entidad se tomó en atención a unos datos que no eran reales.
  • También, los accionistas que compraron acciones desde el 5 de diciembre de 2012 hasta la ampliación de capital del 25 de junio de 2016. Puesto que ya desde la referida ampliación del año 2012 las cuentas del Popular no reflejaban la imagen fiel de la compañía.
  • Por último, aquellos accionistas que compraron acciones antes de la ampliación de 2012. En este caso, los accionistas antiguos tienen derecho a percibir una indemnización por daños y perjuicios como consecuencia del incumplimiento del Banco Popular de sus deberes de información respecto a la situación real contable y financiera de la entidad.

¿Cómo recuperar mi dinero?

Todo apunta a que Banco Santander no va a efectuar una devolución automática a los afectados ni va a abrir una vía de negociación con los accionistas y titulares de deuda subordinada del Banco Popular. En septiembre de 2017 realizó un intento por parte de la entidad de compensar a los antiguos accionistas del Popular ofreciendo unos bonos de fidelización, una trampa que suponía la renuncia irrevocable e incondicional al ejercicio de acciones y reclamaciones legales futuras.

No obstante, el verdadero procedimiento de reclamación para la recuperación del dinero invertido pasa por la interposición de demanda por vía civil, por lo que será necesario contar con la ayuda y el asesoramiento de un abogado especializado en la materia.

Ya han comenzado a proliferar sentencias favorables a los afectados, entre ellas destacan las de las Audiencias Provinciales de Barcelona, Vizcaya y Asturias, en las que se está condenando al Santander a la restitución del dinero invertido, más los intereses y el pago de las costas. Lo mismo está sucediendo a los afectados por la compra de preferentes, bonos y obligaciones del Banco Popular, los tribunales les están dando la razón de forma generalizada.

Si eres un accionista o titular de preferentes, bonos u obligaciones del Banco Popular no dudes en contactar con un abogado especializado en la materia para conseguir el reintegro de tu dinero.

 

En Solvendi Abogados podemos ayudarle

Consúltenos su caso. Llámenos al teléfono gratuito  900 831 282

[Total:0    Promedio:0/5]

Pin It on Pinterest

Abrir chat
1
Hola,
¿En qué podemos ayudarte?

Pulsa el botón para inicar el chat
Powered by